Volver al inicio

ashanti Dance, Como surgio la idea?

Todo empezó desde la confrontación con mis estudios de pedagogía de la danza en Alemania. Fue una época bastante dura, vaya que me cuestionaba mucho, pensaba que en mi país éramos súper egocéntricos, y pude darme cuenta que también lo sentía aquí, pero en otro idioma. Realmente todo sé intensivo más con la llegada de mi segunda hija, por cierto, quiero contarles que tengo tres hermosas hijas y no lo digo como madre, de verdad son bellísimas ya tendré la posibilidad de presentarlas en otra oportunidad. En mi cabeza ya rondaba la pregunta de ¿como hacer después?, quería ser madre y al mismo tiempo bailarina, como no soy la única imagino que a todas nos pasa; por supuesto dejamos algunas veces de disfrutar el momento, por pensar en situaciones y cosas que ni siquiera tienen respuesta inmediata. Una y otra vez volvían los pensamientos de cómo hacer con la danza y ser mama ¿Ser mama y seguir siendo bailarina parada en puntas al mismo tiempo? Me divertía mucho también pensándolo, me reía y confrontaba los miedos al mismo tiempo, a veces el cuerpo no deja de estar en los pensamientos egocéntricos y obviamente asumimos cambios físicos que no imaginábamos tener. Afortunadamente con la llegada de mi terremoto energético (mi hija Ayana), llegaron las respuestas. La danza volvió a mi en otras formas, realmente llego por primera vez como el movimiento que hace mucho tiempo anda buscándome, pero no era capaz de detectarlo, mi parte diva estaba por doquier.

Un día muy especial, justamente un año y una semana, el primer año de mi hija, toqué el tambor y ella enseguida empezó a caminar; felices celebrando nos pusimos a bailar y así surgió la idea de Ashanti dance, movimiento e inspiración para el cuerpo y el alma.

Siempre observaba como se movía mi hija, aprendí y sigo aprendiendo mucho más de ellas, porque aquí las maestras han sido ellas y más aun con la tercera que tiene casi dos años. Tuve la experiencia de tener el parto de la ultima niña en donde transcurrieron siete horas y no quería salir a este mundo loco, aunque mama tenía 10 cm de dilatación. ¡Casi me vuelvo loca! Puff! Saben que ella solo le dio la gana de nacer cuando empecé bailar y a cantar un mantra So ham (en sánscrito Yo Soy), así que nació a los dos minutos. Pero como uno no se las sabe todas, especialmente lo compruebo con las preguntas de mis hijas, que a veces me dejan con la boca abierta.

Esta, entre tantas experiencias quisiera compartir, por esta razón me parece fundamental crear un espacio entre artistas, donde se pueda aprender mutuamente y compartir sus experiencias. Ha sido un recorrido de más de siete años en el cual sigo aprendiendo montones.

Espero que este artículo les haya gustado y si tienen preguntas, o temas que les gustaría compartir o explorar, no duden en escribirme. Muchos abrazos, dance, muévanse, si tienen niños pequeños obsérvenlos, síganlos, bailen con ellos. Vuélvete niño de nuevo, vuelve a brillar. ¡Nos vemos pronto!